Y seguimos con la intermodalidad

En la prensa, concretamente en el periódico Diario de Avisos del 25 de septiembre, se indica como promueve la intermodalidad de los medios de transporte la Semana de la Movilidad 2015, bajo el lema “Elige. Cambia. Combina tu movilidad”.

En ese artículo se manifiesta que el tranvía ofrece esa combinación de modos de transporte, hecho singular pues sólo oferta tranvías y, por otra parte, se adjudica el mérito de reducir una media del 16 % el uso del vehículo privado en el área metropolitana, sin que se aporten datos comparativos de algún tipo.

La novedad es que tanto el intercambiador de La Laguna como el de Santa Cruz cuentan ahora con un parking de bicicletas gratuito -parece ser de 36 plazas-, que cubrirá la nada despreciable cifra de usuarios (por ejemplo en La Laguna de 18.000 personas), que podrán transbordar con sus bicicletas al tranvía, en tal caso después de desbordar el intercambiador de La Trinidad.

Y a su vez, se beneficiarán por combinar transporte sostenible con otro saludable -sin que sepamos cuál es cuál-, porque la bicicleta será saludable y sostenible pero tenemos muchas dudas sobre si el tranvía es sostenible. Lo será para las arcas del Cabildo Insular que, cuando se vacían, se presupuesta más con cargo al ciudadano y punto.

En cuanto a saludable, cierto es que dentro ofrece refugio de las inclemencias del tiempo, aunque se embarranque si son algo continuadas.

Por favor, seamos serios.

La anécdota la encontramos en un párrafo donde se afirma que el tranvía forma parte de una red de transporte integral, en el área metropolitana de la Isla, donde el ciudadano puede elegir entre el propio tranvía, guaguas y el taxi, y/o su utilización conjunta para cada tipo de trayecto, fomentando la movilidad sostenible.

Volvemos a mezclar la sostenibilidad con el transporte público de Tenerife. El taxi, señores, no es sostenible para los autónomos que lo explotan, el tranvía tiene una insostenibilidad demencial con cargo a los ciudadanos y las guaguas igual, primas hermanas del tranvía.

Dejemos de tergiversar el asunto, la guagua y el tranvía están porque cubren un derecho básico de los ciudadanos y a eso se agarran algunos para dilapidar fondos públicos a mansalva. Y lo de intermodalidad con el taxi ya nos dirán en qué contexto, porque ya no saben que inventar para desplazarnos.

En todo caso, mi enhorabuena a los que encuentren aparcamiento para su bicicleta en los intercambiadores, y que se les vigile éstas por los propios servicios de seguridad de TITSA y Metropolitano. Cuenten también que en las esperas de los taxistas -que por exceso de licencias pernoctamos en estas áreas-, también les echaremos un ojo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *